A modo de Presentación

Destacado

20131001_1740 como objeto inteligente-1

Hace algún tiempo que me rondaba en la cabeza escribir sobre el té y el café. He considerado hacerlo de varias modos y en diversos formatos y finalmente me he decido por este blog, ya que creo que es la manera más adecuada de llegar al mayor número posible de amantes de estas bebidas. He de reconocer que me ha costado arrancar, sobre todo por aquello de que uno nunca se siente lo suficientemente preparado para ser un generador de información y opinión.

Superados ya por fin estas barreras, creo que ha llegado el momento de intentar compartir lo que he ido aprendiendo sobre esta maravillosa bebida y su apasionante cultura en todos estos años.

Son varios los motivos por los que me he decidido a hacerlo: en primer lugar una necesidad personal de sacar de mi todas las ideas, conocimientos y aprendizajes que se han ido acumulando a lo largo del tiempo.

Por otro lado, es sabido que no hay mejor manera de aprender que enseñar, así que este es un medio de seguir indagando.

No voy a comprometerme a subir contenidos todos los días. Y no es por falta de ellos, sino más bien porque creo que este blog debe tener un ritmo sosegado, como un té a media tarde, mientras vemos con tranquilidad como llueve al otro lado de la ventana de nuestro salón. De cualquier forma, ya veremos como va evolucionando este proyecto. Si es mi deseo tener cierta regularidad y constancia, lo cual no deja de suponer un verdadero reto para mi. Espero no defraudarles, si se deciden finalmente a seguir este blog.

En cuanto a éstos, los contenidos, puedo adelantarles que la idea inicial es compartir con ustedes mis experiencias como catador y sumiller de té a lo largo de estos años. Hablaremos por tanto de orígenes, historia, mitología del té, aromas, sabores, sensaciones táctiles, usos del té, las distintas ceremonias que se celebran en los diferentes países donde el té está arraigado culturalmente y todo aquello que poco a poco pueda ir enriqueciendo nuestro conocimiento del té.

Por otro lado, ocasionalmente trataremos el tema del café. Muchos ortodoxos del té se llevarán las manos a la cabeza porque pensarán que estamos cometiendo una especie de sacrilegio al tratar estos dos productos en un mismo canal. He de recordarles que técnicamente, la bebida resultante de los granos de café es también una infusión, por lo que quizás no sean tan diferentes entre si. ¿Sorprendidos?…

Quisiera también hacer una consideración acerca del lenguaje que voy a utilizar. Debido a que nos movemos en un medio global, que puede llegar a todos los rincones del planeta, y en especial consideración a los amigos de Latinoamérica, cuando me dirija a los lectores, lo haré de ‘usted’ y no de ‘tú’ o de ‘vos’. Esto es así en aplicación de la norma más general de cortesía. Lo contrario, es decir, tutear, no sería bien aceptado en muchos países hispanohablantes, y posiblemente también por muchos lectores que por edad o posición están acostumbrados a un trato más cortés de alguien, todavía desconocido. Por tanto, que no se ofendan por favor quienes en países como España o los del entorno caribeño, o por su edad o juventud estén acostumbrados a ser tratados de ‘tu’.

Por último, trataré de utilizar un lenguaje sencillo pero riguroso, para que el mensaje llegue lo menos distorsionado y a la vez al mayor número de gente posible.

Será genial ver crecer poco a poco esta comunidad de amantes del té y el café, con la participación de todos ustedes, sus opiniones y experiencias.

Bienvenidos al Blog de Mister Té.

Anuncios